El pasado 11 de abril la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaría y Nutrición incluida en su red de alertas una incidencia en la fabricación del asiento de los modelos 2018-2019 de la furgoneta Caddy de Volkswagen.

Caddy de Volkswagen
Caddy de Volkswagen

Al parecer este fallo impediría que un airbag lateral se desplegase en caso del impacto. El motivo se debe a que durante el proceso de fabricación se habría cosido el acolchado del respaldo de forma incorrecta. Para que los airbags que van situados en los respaldos del asiento es necesario que “rompan” el acolchado del asiento. Esto es posible gracias a que por la zona donde tiene que salir se realiza una especie de falso cosido que facilita su salida. En el caso de estos modelos este falso cosido habría sido colocado por el lado que no le corresponde.

En la página oficial del fabricante de automóviles no se da información alguna al respecto. Suponemos lo considerarán un fallo menor del que han preferido dar cuenta a las autoridades de consumo de Cataluña donde tiene su sede social.

Al mismo tiempo se ha puesto en conocimiento de los propietarios de estos vehículos para que acudan al concesionario más cercano. Con el objetivo de comprobar que el montaje de los asientos se ha realizado de forma segura y correcta, se procede a sustituir el que no lo tiene.

Hasta el momento uno de los “errores” más grave que ha sufrido la compañía ha sido el que surgió tras el escándalo sobre la manipulación de los motores diesel de alguno de sus vehículos. Un escándalo sin precedentes del que costó salir a la compañía. Su envergadura hace que estos errores puedan ser calificados como anecdóticos.

En 2016 también tuvieron que hacer frente a la revisión de sus vehículos Passat, más en concreto los fabricados entre 2015 y 2016 por un problema en el sistema eléctrico de estabilización. Ahora es su modelo Caddy el que está llamado a ser protagonista muy a su pesar.

¿Y cual es tu opinión? Deja tu respuesta.

Escribe tu comentario.
Escribe aquí tu nombre