Que Amancio Ortega es un gran hombre de negocios no es algo que vayamos a descubrir nosotros. Sin duda alguna, Inditex es su buque insignia, la que le aporta los mayores dividendos. En los últimos tiempos ha sabido vertebrar sus negocios en otros sectores y destinar los beneficios que el gigante de la moda le ofrece para seguir ampliando su cartera de inmuebles.

Amancio Ortega
Amancio Ortega

Los negocios inmobiliarios de Amancio Ortega

Y es que el empresario de origen leones, ya posee la mayor inmobiliaria española, que fija sus inversiones en grandes edificios en ciudades por todo el mundo. Generalmente son bloques destinados a oficinas como ya hizo en su día con la adquisición en Washington del Investment Building o el edifico Adelphi en Londres.

Ahora ya puede presumir de tener como inquilino a Amazon, nada más y nada menos, tras la comprar de parte de la sede que la compañía líder del comercio electrónico tiene en Seattle. Se rumorea que el empresario de la moda habría desembolsado 740 millones de dólares. Una operación desde luego que puede presumir, de ser una de las más importantes que se habrían firmado en la ciudad estadounidense. Algo que contrasta con la total discreción con la que se ha gestionado.

El inmueble denominado Troy Block, estaría compuesto por dos edificios de los 40 que tiene el campus de Amazon. El propietario de los demás edificios, nada más y nada menos que el ejército de los EEUU, a través de USAA Real Estate una aseguradora de inmuebles ligada al ejército.

Con este inmueble se engrosaría la cifra de 8.759 millones de euros, en los que estaba valorado el grupo inmobiliario de Amancio Ortega el pasado 2017.

Y es que lo que no se pueda permitir este señor, no se lo puede permitir nadie. El pasado 2018 ingresó un total de 1.386 millones en concepto de dividendos de Inditex, cifra que asciende año a año.

Tras hacerse con algunos de los inmuebles más importantes en las mejores ciudades de Francia, Asia, Reino unido, Asia o Estados Unidos, siguen sorprendiendo sus movimientos como si de una partida de Monopoly se tratase.

La grandeza de las cifras de negocio que maneja Amancio Ortega, contrasta con su discreción. Nada o poco se conoce de su vida y sus negocios siguen sorprendiendo a cada paso que dan. Esa discreción también es llevada a rajatabla en su faceta más solidaria.

En 2001, coincidiendo con la fecha de entrada en bolsa de Inditex, creó una fundación a la que destina anualmente 50 millones de euros. Centros para ancianos y niños o máquinas para hospitales, son algunas de las compras que se han hecho a través de esta fundación.

¿Y cual es tu opinión? Deja tu respuesta.

Escribe tu comentario.
Escribe aquí tu nombre