Si tengo algún problema ¿Lo puedo devolver sin problema, verdad? Esa suele ser la frase con la que muchos terminamos una compra. Para que cualquier experiencia de compra sea satisfactoria, tiene que concluir con una política de devoluciones y garantías a la altura de nuestras expectativas.

Esa es al menos la condición que muchos consumidores ponen a la hora de hacer sus comprar en determinado establecimiento. La política de devoluciones, es también en el comercio electrónico uno de los aspectos más valorados por los usuarios. El hecho de que una tienda se haga cargo de nuestra devolución sin ningún tipo de dificultad y coste, puede marcar la diferencia entre cerrar o no una venta.

Baneados de Amazon
Baneados de Amazon

Las tiendas son conscientes de ello. Por eso cada vez que tienes que realizar una devolución ponen todas las facilidades al cliente. Ya sea porque el producto es defectuoso, porque no cumple nuestras expectativas o porque simplemente nos da la gana. Lo cierto es que noo ponen obstáculo a que ejerzamos nuestro derecho a devolver el producto.

Las legislaciones de los diferentes países, suelen ser en mayor o menor medida fieles guardianes de los derechos del consumidor. Los comercios no pueden poner las normas en su propio beneficio descuidando las derechos que han de proteger a los clientes en sus devoluciones.

El gigante del comercio electrónico por excelencia, no suele ser ajeno a este aspecto y pone todas las facilidades para ello. Pero por las noticias que nos han llegado, las facilidades tienen un límite. Parece ser que en los últimos meses Amazon se ha cansado de los clientes protestones. Varios son las personas que han visto canceladas sus cuentas por, según la compañía, haber realizado demasiadas devoluciones.

Sin aviso previo, ni justificación alguna Amazon cancela las cuentas de aquellas personas que a su juicio han abusado de su derecho de devolución. Y lo cierto es que las compañías se reservan este derecho, una especie de derecho de admisión. El fraude cometido por los clientes en este aspecto, hace perder a las grandes empresas del comercio electrónico millones de euros.

Cierto es que todos conocemos a algún amigo que le ha echado morro a la vida. ¿Quien no ha devuelto desde un producto que le cayó al suelo o cualquier otro ya estrenado?

Ejercer un derecho está bien visto, pero parece ser que ejercerlo muchas veces te puede convertir en cliente non grato. La compañía dice asegurarse de que tras esos clientes “protestones” suele esconderse un intento de fraude.

Si el cliente cuando hace la devolución, alega en un 99% de las ocasiones que el producto no se ajustaba a descripción, Amazon dice que algo huele mal. Si esto es así, Amazon bloquea la cuenta informando de la imposibilidad de abrirla de nuevo.

Paquetes de Amazon
Paquetes de Amazon

Una vez que el cliente detecta que su cuenta ha sido clausurada sin previo aviso, puede solicitar la revisión y en alguna ocasión ha sido restablecida sin problema. Lo cierto es que la compañía en sus condiciones de devolución no informa de las consecuencias de un abuso de las mismas. Este es el principal argumento que esgrimen muchos clientes expulsados que manifiestan su descontento al respecto en las redes.

Ya lo sabes, si te pasas devolviendo, Amazon tienes posibilidad de convertirte en cliente “non grato”

¿Y cual es tu opinión? Deja tu respuesta.

Escribe tu comentario.
Escribe aquí tu nombre