El término “wearable” se usa hoy en día para hacer referencia a un dispositivo electrónico o gadget que los usuarios llevamos puesto en alguna parte de nuestro cuerpo. Se usan de forma individual o complementariamente con otros dispositivos para realizar una función determinada.

Amazon
Amazon

Este término ha saltado a la actualidad estos días, por los rumores que atribuyen a Amazon la creación de uno de estos dispositivos que sería capaz de reconocer las emociones humanas a través de la voz de sus usuarios.

Hasta ahora eran capaces de controlar la frecuencia cardíaca, la presión, o nuestro peso por ejemplo, pero no saber si estamos contentos o tristes o de que forma estamos reaccionando ante determinados estímulos. Colocado en la muñeca, realizaría su función junto con una aplicación. De momento la compañía no ha hecho ninguna declaración al respecto y no se sabe a ciencia cierta si finalmente será comercializado.

A través de la voz, el wearable de Amazon sería capaz de reconocer el estado de ánimo del usuario e incluso le podría hacer una sugerencia sobre la actitud a tomar ante determinada situación o como comportarse con otra persona.

La tecnología de reconocimiento de la voz está en plena evolución y con avances muy importantes en marcha. El reconocimiento de lo que dice e incluso quien lo dice, está ya en una fase muy avanzada. El reconocimiento de emociones es algo en lo que se está trabajando en la actualidad. Es un aspecto de la voz que se escapa más a la tecnología, estamos hablando de aspectos subjetivos muy difíciles de percibir incluso para el ser humano.

El la actualidad tal y como ha reconocido Amazon, cuenta con empleados que de forma aleatoria escuchan las conversaciones que los usuarios de Alexa mantienen con el dispositivo. Un dato no ajeno a la polémica, que según la compañía es una información útil para el usuario ya que podría conocer mejor cuales son sus preferencias y recomendarle productos en función de sus preguntas.

El estudio de las emociones es algo que reportaría grandes beneficios a las compañías. Ya en 2017 Facebook realizó un estudio de sus usuarios neozelandeses y australianos en el que se determinaba su estado de ánimo durante una determinada franja horaria. El objetivo de este estudio no era otro que tratar de averiguar cual era el momento más adecuado para tratar de venderles algo. Esta información habría sido suministrada a anunciantes.

Veremos si las máquinas son capaces de saber como nos sentimos los humanos, algo que en ocasiones hasta nosotros mismos desconocemos.

¿Y cual es tu opinión? Deja tu respuesta.

Escribe tu comentario.
Escribe aquí tu nombre