Cuando compramos una versión de Windows algo que gusta a la mayoría de los usuarios es poder personalizar la imagen del escritorio que se nos muestra por defecto en pantalla. En este artículo os vamos a ayudar a cambiar el fondo de pantalla que trae Windows por otro de los que nos ofrece el sistema operativo o directamente poner nuestro propio fondo basado en cualquier foto que tengamos en el disco duro.

Cambiar fondo del escritorio

Hay una gran cantidad de Windows distintos distribuidos por los cientos de millones de ordenadores que tienen instalado este sistema operativo. Nosotros vamos a enseñar los pasos a seguir en Windows 10, aunque no variará mucho si lo hacemos cualquiera de las otras versiones de este SO de Microsoft.

Lo primero que debemos hacer es dirigirnos con el ratón a al escritorio de Windows y pulsar en el botón derecho del ratón para que salga el menú emergente.

Menú emergente de Windows 10
Menú emergente de Windows 10

Ahora debemos pinchar en la opción que dice “Personalizar“, la cual nos llevará a una ventana donde aparecen distintas opciones con las que podemos cambiar el fondo del escritorio.

En pantalla nos aparecerán tres opciones en la zona principal de esta ventana que recibe el título de “Fondo“. Una de estas opciones se llama también “Fondo” que es la principal de la que dependen las que aparecen debajo de esta.

Ventana de Fondo de pantalla
Ventana de Fondo de pantalla

Con la opción “Fondo” podremos cambiar todo lo referente al fondo de pantalla, pudiendo poner imágenes o dejar un solo color en pantalla.

Vamos a ver como trabaja cada una de ellas.

Fondo

En el menú “Fondo” podemos escoger tres opciones distintas, que son las siguientes:

  • Imagen: si escogemos esta opción tendremos en pantalla una foto fija como fondo de pantalla.
  • Color Sólido: esta opción es para los que no quieren tener ninguna foto en su escritorio y prefieren dejar un color en su lugar.
  • Presentación: si lo que te gusta es que las imágenes roten cada poco esta es la mejor opción de las tres, aunque también si vas a dedicar tu ordenador para el trabajo también puede distraerte de lo que estás haciendo.

Puedes elegir cualquiera de estas opciones y probarlas, hasta que encuentres la que más te guste.

Según la que elijamos de entre estas tres nos aparecerá un submenú distinto.

Aquí te enseñamos Cambiar la contraseña de Windows.

Poner de fondo de pantalla una imagen fija

Si seleccionamos la opción “Imagen” podremos dejar una única foto siempre fija en el fondo.

Cuando “Imagen” está seleccionada tendremos tres submenús que son los siguientes:

  • Elige una imagen: nos dará a escoger entre varias imágenes predeterminadas con anterioridad para usar como fondo. Elegimos la que más nos guste y tendremos un fondo fijo en pantalla.
  • Examinar: sirve para subir nuestra propia foto para usar como fondo.
  • Elegir ajuste: permite adaptar la imagen a la pantalla de la siguiente forma:
    Rellenar: adapta la foto al ancho y alto de la pantalla sin distorsionarla.
    Ajustar: ajusta la foto para que coja toda en pantalla sin cambiar su ratio. A su vez podemos añadir un color de fondo para las zonas donde no se vea la foto
    Expandir: coloca la foto a pantalla completa estirándola hasta ocupar todo el fondo. Se pierde ratio de la foto y queda distorsionada.
    Mosaico: Se repite por el fondo hasta rellenarlo por completo.
    Centro: Coloca la foto al centro de pantalla adaptando su tamaño por la parte más grande.
    Extender: Extiende la foto por pantalla perdiendo parte de su contenido.

Usar un color como fondo de pantalla

Otra opción que tenemos es la que pone “Color Sólido” que nos permite colocar como fondo un color sin ninguna imagen.

Para ello solo debemos seleccionar en el menú superior “Color Sólido” y nos saldrán varios colores predeterminados para escoger el que más nos guste. En caso de que no nos interese ninguno podemos pinchar en “Color personalizado” y podremos escoger un color más ajustado a nuestros gustos.

Color de fondo
Color de fondo

Un fondo donde las imágenes vayan cambiando

La tercera opción del menú que recibe el nombre de “Presentación” nos permite usar como fondo varias imágenes que se vayan rotando.

Para ello podemos dejarlo como está cuando entremos por primera vez y se irán rotando las fotos que vienen predeterminadas, o también pinchar en “Examinar” para escoger una carpeta de nuestro ordenador donde las imágenes que estén allí alojadas irán rotando cada poco en nuestro fondo de pantalla del escritorio.

Podemos también escoger el tiempo de rotación que va desde 1 minuto a un día entero.

También nos parece la opción de que se vayan rotando por orden en que aparecen en la carpeta o de forma aleatoria.

Por último podemos escoger como queremos que se ajusten las imágenes a la pantalla con el mismo menú que aparecía en la primera opción de una imagen fija.

¿Y cual es tu opinión? Deja tu respuesta.

Escribe tu comentario.
Escribe aquí tu nombre