Un buen pescado no debe faltar en nuestras mesas al menos tres veces por semana. Un alimento bajo en calorías, con muchas propiedades y múltiples beneficios para nuestro organismo. Antes de llegar a nuestra mesa tenemos que conseguir el mejor ejemplar posible a nuestro alcance.

Comprar pescado
Comprar pescado

Te damos unas pautas para que lo que llegue a tu mesa sea la mejor opción. No te conformes con lo primero que encuentres en las estantería. Lo mejor es sin duda, lo más fresco. ¿Sabes como identificar un pescado fresco y de buena calidad?

Compra en tiendas de confianza

Esto se podría aplicar a cualquier producto fresco. Fruta, pescado o carne, mucho mejor si nos lo sirve nuestro tendero de confianza. Ese que madruga cada día para llenar sus estanterías con el mejor producto del mercado. En ocasiones el peaje que has de pagar, es un precio mayor pero si hablamos de productos frescos merece la pena, sin duda.

Escoge productos de temporada

El producto fresco tiene sus tiempos. No podemos pretender comer una buena sardina en el mes de febrero, ni un buen congrio en abril. Si escoges producto de temporada estarás apostando por un mejor sabor y una mejor calidad, sin duda. Si ya te vas a pescados de piscifactoría no tendrás este problema.

Fíjate en el aspecto del pescado

Antes de entrar por la boca ha de entrarnos por los ojos. Está claro que el comerciante va a tratar de que esto no falle. Es común ver como sobre todo en las grandes superficies unos chorros de agua mantienen el pescado brillante por horas y horas. Aunque en esto puede que nos engañen hay algo que no falla: el aspecto del ojo. Un pescado fresco no tiene el ojo hundido. Busca un ojo blanco y sin manchas de sangre. El iris ha de estar brillante, signo de que hasta hace poco tenía vida.

Otro signo inequívoco es la rigidez de la pieza, un ejemplar recién pescado se mantiene rígido y con aspecto curvado. Sus escamas están bien pegadas al cuerpo y no se desprenden con facilidad.

Pescadería
Pescadería

El olor: un buen indicativo

Si hablamos de pescado el olor habla por si solo. Un ejemplar que lleva muchos días en la pescadería nos da de golpe en el olfato pidiendo a gritos que lo dejemos donde está.

Si llega a tu casa porque no te has dado cuenta hasta el momento que lo sacas de la bolsa no lo cocines. Por supuesto deja claro al que te lo ha vendido que te ha perdido como cliente.

Atento al color de las branquias

Unas branquias frescas tienen un color rojo vivo. Un color apagado, casí marrón son un indicativo de que no son una buena opción de compra. Si cuando te lo abren desconfías, pregunta.

Etiquetado del producto

Tanto el pescado envasado como el que está sin hacerlo tiene que tener etiqueta de origen. En ella ha de especificarse cual ha sido la fecha de captura y en donde. Si no lo ves a simple vista no dudes en pedírselo al pescadero, su obligación es tenerla a la vista.

Mente abierta

Como todo en la vida, mantener tu mente abierta te ayudará a hacer una buena compra. Si tienes un solo objetivo es posible que te hagas con él a pesar de no ser la mejor opción.  Echa un vistazo a todas las opciones y no te encasilles en una única opción. En la variedad está el gusto y también la calidad.

Esperamos que estos consejos te ayuden a conseguir una buena captura en tu próxima compra de pescado. No te olvides que somos lo que comemos. Escoge producto fresco y que no te engañen. Ahora ya te hemos dado las herramientas para hacerlo.

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario.
Escribe aquí tu nombre