¿De qué está hecha la gelatina?

Con la llegada del verano, son muchas las neveras que se llenan no solo con helados para refrescarnos sino con gelatina. De múltiples sabores y colores es un postre o un snack que gusta a mayores y pequeños por su frescura.  Este aspecto gelatinoso es también el que tienen las gominolas. Una de las chucherías por excelencia que toman diferentes formas, siendo los famosos ositos los más conocidos.

Es además un producto que cada vez se usa más en la cocina para solidificar productos líquidos o como estabilizador entre otros usos. También es usado para recubrir algunos medicamentos con forma de cápsula.

Gelatina

Gelatina

En el supermercado también lo podemos encontrar en cómodos sobres que contienen en su interior un polvo con el que tú mismo haces la gelatina.

Pero ¿Te has preguntado en alguna ocasión de qué está hecha la gelatina? ¿Como consiguen que algo que aparenta ser agua sin más quede así?

El secreto está en el colágeno.  La gelatina está compuesta en su mayoría por esta sustancia. El colágeno es una proteína animal que se encuentra en los huesos, tendones, piel y cartílagos de los animales. Cuando decimos animales, también incluimos a la especie humana. Y es que el colágeno, es una proteína que hace que nuestra piel se mantenga elástica y resistente. Que favorece que nuestras articulaciones se mantengan en plena forma con el paso de los años.

Los cierto es que a priori no parece que consumir gelatina sea algo perjudicial para nuestra salud. El colágeno forma parte de la gelatina en un porcentaje de entre el 75 y el 90%.

Lo que llama en cierto modo la atención es como la industria alimentaria obtiene ese colágeno.

¿Como se obtiene el colágeno?

Y es que como hemos dicho es una proteína presente en los huesos, cartílagos, pieles y tendones de los animales. Así es que hay que acudir a esta materia prima para fabricarlo.

Hay que decir que principalmente se usa ganado porcino, ovino y vacuno para su extracción. Una vez separados las partes del animal que lo contienen, se tritura hasta obtener una pasta.

A esta pasta se le aplica un ácido que mediante un proceso de hidrólisis permitirá separar las moléculas de colágeno necesarias al liberarse. Después una vez llevada a ebullición esta proteína comienza a hervir, va cambiando su composición química otra vez y va convirtiéndose en una especie de gelatina.

Una vez conseguido que el colágeno se haya separado, lo transforman en polvo para su uso en alimentación.

Este mismo proceso es fácil verlo también cuando hacemos un caldo en casa a base de carne animal, que una vez se enfría queda con aspecto gelatinoso. Ahora ya sabes que lo que tienes es colágeno, un nutriente que te favorece mucho en tu dieta diaria.

Usos de la gelatina

Ya sabemos que la gelatina hecha a partir del colágeno sirve para hacer ese delicioso postre de colores, pero sabías que también se usa para:

  • Productos de cosmética para piel y pelo.
  • Cremas de quesos variadas
  • Chucherías, gominolas y demás golosinas.
  • Fiambre en lata.
  • Todo tipo de salsas y sopas que ya vienen precocinadas.

Usos no culinarios

  • Para fijar el pelo de las nadadoras de natación sincronizada, ya que al contrario que cualquier otro fijador de pelo, el colágeno no se disuelve con el agua.
  • Papel fotográfico o películas fotográficas.
  • Para recubrir las bolas de pintura del paintball
  • Para recubrir pastillas, cápsulas de aceites esenciales o de cualquier otro tratamiento.

Lo cierto es que la gelatina más allá de ser un postre que nos puede gustar más o menos, está claro que está presente más de lo que pensábamos en nuestra vida diaria.

Su forma de fabricación puede sorprenderte o no, pero no deja de ser un dato curioso.

Etiquetas:

Sin comentarios

      Dejar comentario