¿Conoces cual es la diferencia entre la margarina y la mantequilla? Elegir entre una u otra hace necesario conocer algunos puntos sobre su origen, fabricación o perjuicios, si los hay para la salud de ambas.

De entrada si nos ponemos a pensar en uno u otro producto, suele encabezar la lista de los alimentos prohibidos. Es cierto que  su consumo, por su alto contenido en grasas está desaconsejado en una dieta hipocalórica.

Mantequilla y margarina
Mantequilla y margarina

Aceptado este punto, a quien no le gusta disfrutar de una buena tostada de pan, untada en alguno de estos dos manjares. Un buen bizcocho requiere de una buena dosis de mantequilla. La jugosidad y sabor aportada por este producto no la consigues con la margarina, ni el aceite de oliva.

Pero entremos en materia:

¿En que se diferencian?

Para su elaboración tanto un producto como otro deben ser transformados. Partiendo, eso si, de materias primas completamente distintas. En el caso de la mantequilla partimos de materias primas de origen animal y en el caso de la margarina, de origen vegetal.

La mantequilla tiene su origen en las grasas de la leche de la vaca. Sus grasas, por lo tanto son principalmente saturadas. El aporte nutricional que tiene incluye calcio, magnesio, potasio, sodio, proteínas, y vitaminas A, D y E.

Al oír, grasas saturadas seguro que habrás pensado inmediatamente en que son amigas del colesterol. Los últimos estudios parecen estar desmontando este mito. Y es que no está demostrada la relación entre el consumo de este tipo de grasas y las enfermedades cardiovasculares o el colesterol.

El aporte energético de la mantequilla es de 750 calorías por cada 100 gramos de producto. No es por lo tanto un alimento recomendable para todos los días.

En el caso de la margarina su origen es vegetal. Para su fabricación se parte de grasas vegetales como la soja, el maíz, y el aceite de palma. Estas grasas es cierto que no son grasas saturadas pero su fabricación convierte a estas grasas en ácidos grasos nocivos para la salud.

No contienen vitaminas por si misma, otra cosa es que se la incorporen en su fabricación.  Todos hemos visto como las marcas tratan de atraer clientela añadiendo a su firma la rúbrica “enriquecido con…” lo que parece convertirlo en un alimento sano.

El aporte calórico de la margarina es superior al de la mantequilla. Cada 100 gramos de producto que consumen estás acumulando en tu organismo 900 calorías.

Mantequilla o margarina en la salud

¿Cual es más sana? Y al decir sana queremos que lo traduzcas en natural; en tanto en cuanto un alimento poco procesado se convierte en un alimento más natural y por lo tanto más sano. Aunque las dos deben sufrir una transformación, en el caso de las mantequillas es mínimo. Existen incluso, en el mercado mantequillas elaboradas de forma artesanal.

En el caso de las margarinas, deben procesarse los aceites de origen para conseguir que se unten con facilidad. Esto los convierte en grasas hidrogenadas, potencialmente nocivas para nuestra salud. Mucho más que las grasas saturadas.

A la hora de escoger una u otra, la manipulación de la margarina es mucho más fácil. Es un producto más blando que permite que se extienda de manera más sencilla. Untar una tostada con mantequilla puede no resultar siempre fácil. El sabor de una y otra no tiene nada que ver tampoco.

Dicho esto, es el consumidor el que debe escoger en ese enorme expositor que todos hemos visto en el hipermercado. En la variedad dicen que está el gusto, y también la capacidad de escoger bien.

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario.
Escribe aquí tu nombre