Está claro que el aceite de oliva es un producto que no necesita nada más que si mismo para triunfar. Sin duda uno de los productos más valorados de nuestra gastronomía, tiene defensores incondicionales dentro y fuera de nuestras fronteras. Los productores del denominado oro líquido, han querido sin embargo darle una vuelta de tuerca al mercado ofreciendo novedosas opciones para los paladares más atrevidos.

Aceite de oliva virgen con naranja
Aceite de oliva virgen con naranja

Un buen ejemplo de ello es el aceite de oliva con naranja ecológica. Para su obtención se realiza la molturación conjunta de la naranja y las aceitunas. Molturar es el proceso de molienda de las aceitunas para llevar a cabo la extracción del aceite.

Además de la naranja también se pueden emplear otros condimentos como la albahaca o el limón. Este último maridaje, el del limón con el aceite, ha dado lugar al denominado caviar de aceite y limón. Unas perlas de aceite que al romperse desprenden un delicado aroma a limón.

Ya son más de una las firmas que tratan de revitalizar el sector con productos que aporten frescura y aroma a los platos más vanguardistas. El aceite con naranja se recomienda por ejemplo para acompañar con ensaladas o el molturado con albahaca como acompañamiento perfecto de un buen plato de pasta. En el caso del aceite con limón podría convertirse en el complemento perfecto para platos de pescado o incluso como materia prima en la repostería.

Las opciones, tantas como el cocinero quiera experimentar y esté dispuesto a probar. La presencia de estos añadidos en el aceite es mucho menor que la del propio aceite. En el caso del limón por ejemplo, ha sido añadido un 5%, lo que le da un toque sutil pero inconfundible. El aceite seguirá teniendo su sabor inconfundible pero con un añadido.

Aire renovado en el sector del aceite de oliva virgen extra, algo que sin duda siempre se agradece y viene bien.

¿Y cual es tu opinión? Deja tu respuesta.

Escribe tu comentario.
Escribe aquí tu nombre