Buenos y desinfectados días lectores! Qué sí, que a mi también me salen por las orejas las noticias del coronavirus. Qué parece que atrás han quedado las luchas de los políticos, la economía, la crisis financiera y las últimas excentricidades de Donald Trump… el mundo gira en torno al COVID-19.

Hasta mi hija de cinco años ha decidido hacer su aportación a esta crisis con una corona hecha en papel y adornada con su curiosa interpretación de los terroríficos virus de moda. Y es que permanecer ajena a la espiral de noticias que se suceden, es imposible hasta para estos locos bajitos, como decía Serrat.

Coronavirus
Coronavirus

No es cuestión de trivializar el asunto, nada más lejos de mi intención, pero ¿de verdad es necesario todo lo que se está liando? La red no permanece ajena a todo esto que se ha montado, ayudando en cierta medida a que la bola de nieve se haga cada vez más grande. Redes sociales, medios digitales y todo tipo de webs (nosotros no íbamos a ser la excepción) hablando del asunto de moda: El Coronavirus.

Internet y el Coronavirus

La red es fuente inagotable de noticias y curiosidades acerca del tema. Un aficionado, es el Coronavirus, en esto de infectar a las personas. Antes de que llegara a diferentes países y gracias a las noticias que se suceden, ya todo el mundo tenía en el botiquín unas cuantas cajas de mascarillas.

Cuando el virus venía, los ciudadanos ya volvían con aplicaciones, webs de información, o grupos temáticos en facebook, reflejo de la histeria que rodea a este tema en algunas ocasiones. Que informarse está bien, pero saturarse de informaciones sin filtro que circulan por la red ya roza lo esperpéntico.

El coronavirus protagonista de muchas Apps en China

Si hablamos de Aplicaciones Android tenemos que decir que es en Corea del Sur, donde han encontrado a los mayores consumidores de las mismas. La actual legislación sobre Protección de Datos de personas físicas, que rige en la UE, hace casi imposible que aplicaciones de este tipo proliferen, al menos, dentro de las fronteras europeas. Y es que estamos hablando de aplicaciones en las que la intimidad y los datos más sensibles de las personas dejan de ser un derecho individual, para ser un dato de dominio público.

Estamos hablando de aplicaciones que rastrean los lugares con más infectados y avisan de ello al usuario. Mapas en tiempo real que avisan en donde están localizados los infectados, con el detalle por su parte, de no dar la dirección completa. Pero si la quieres no te preocupes, que ahí está el vecino del infectado que actualiza la información en tiempo real si así tiene a bien hacerlo.

Aihoo 360, empresa dedicada a la ciberseguridad, ha desarrollado una aplicación que permite detectar a quienes han compartido viaje en avión o en tren con una persona infectada.

Por su parte el gobierno chino, no se queda atrás tomando medidas que podríamos tildar de extremas. Así sucede por ejemplo con la obligatoriedad de instalar una aplicación en determinadas zonas del país, que se ocupa de otorgar un determinado color a las personas. Verde, amarillo o rojo si estás dentro del grupo de riesgo más alto, como sucede con aquellas personas que han estado cerca de algún infectado. Estos sujetos de rojo, desde ese momento tienen que permanecer en cuarentena, sin pasar por el médico. El semáforo de la aplicación dicta sentencia antes de que tú mismo te enteres de que has estado en peligro. El bien común, parece ser la razón de todas estas medidas, desproporcionadas en opinión de muchas personas.

En el caso de Europa que ya sufre las consecuencias de este virus, este tipo de vigilancia tan solo se podría dar por razones de salud pública. A pesar de ello, sería necesario a mayores una ley que desarrollase las medidas concretas a tomar en caso de saltarse esas garantías de privacidad de los ciudadanos. De momento parece que lo de saltarse a la torera la intimidad de las personas, no está contemplado en la agenda de los mandatarios europeos.

Las redes sociales también se contagian con el coronavirus

Facebook, Instagram o Twitter son fiel reflejo, una vez más, de aquello que está en boca de todo el mundo. Perfiles, grupos, publicaciones, imágenes y demás datos que ofrecen informaciones no siempre contrastadas. En tan solo algunas semanas, algunos grupos de Facebook, han visto crecer su número de miembros de manera exponencial. Por este motivo, en EEUU, por ejemplo Facebook redirige las búsquedas de los usuarios hacia páginas oficiales de las autoridad de seguridad pública. Se trata de contener ciertas informaciones que tan solo conducen a una alarma generalizada y en muchas ocasiones infundada.

También Instagram trata de que la histeria colectiva se detenga con una ventana emergente cuando se hace alguna búsqueda sobre el coronavirus. En dicha ventana se pregunta al usuario si busca información del coronavirus, poniendo el enlace hacia la web del Ministerio de Sanidad para cuidar y evitar que el virus se propague.

La información en Twitter al respecto tampoco cesa, con los característicos memes que no pueden dejar de animar la red mientras quitan un poco de hierro a este asunto.

Qué está bien preocuparse, pero pensar ya en la devastación de la humanidad me pilla un poco joven. Al fin y al cabo tarde o temprano todos tendremos a algún conocido a nuestro alrededor infectado o nosotros mismos incluso.

Para evitar males mayores lo más conveniente es seguir las instrucciones que se dan desde fuentes oficiales.

Recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud para prevenir el contagio por coronavirus.

La OMS ya ha lanzado a través de su página web una serie noticias acerca del brote de enfermedad por coronavirus (COVID-19)

Entre las medidas de protección señalan:

  • Lavarse las manos con agua y jabón. Con hacerlo con agua y jabón suficiente para matar el virus. El uso indiscriminado de desinfectantes a base de alcohol puede llegar a perjudicar la piel de las manos.
  • Adoptar medidas de higiene respiratoria. Al toser o estornudar ha de taparse la nariz con el codo en caso de no poder hacerlo con un pañuelo. Este pañuelo, ha de desecharse una vez usado.
  • Mantener al menos una distancia de un metro con las demás personas, especialmente si estas tienen fiebre, tosen o estornudan
  • Evitar tocarse los ojos, nariz o boca con las manos
  • En caso de fiebre, tos o dificultad para respirar acudir al médico.
  • Seguir las recomendaciones de las autoridades, que son los que tienen la información más actualizada sobre la enfermedad.
  • En el caso de haber estado en contacto con una persona infectada, debe evitar acudir a los centros médicos o estar en contacto con otras personas. Solicite atención médica telefónicamente, antes de acudir a su centro de salud o al hospital.

Por lo tanto, desde las autoridades se hace un llamamiento a la calma. Las informaciones en ocasiones desinforman más que ayudan, por lo tanto no debemos creer todo aquellos que vemos nada más encender el ordenador o nuestro smartphone.

¿Y cual es tu opinión? Deja tu respuesta.

Escribe tu comentario.
Escribe aquí tu nombre