Suena el teléfono, solo una vez y cuelgan. Se habrán equivocado, al menos es lo que todos solemos pensar. ¿Eres de los que devuelve la llamada o dejas que vuelvan a llamar? Si te llaman una sola vez quizás dejes pasar la cosa. Si por el contrario te hacen más de tres llamadas y siempre se corta, lo más seguro es que acabes devolviendo la llamada por miedo a que sea algo importante.

Teléfono
Teléfono

Ese parece ser el modus operandi de los estafadores telefónicos en la actualidad. En el momento que devuelves la llamada sale una persona o incluso una grabación al otro lado, con un único objetivo: mantener la llamada el máximo tiempo posible. Mientras tú intentas averiguar quién te está llamando, te están cobrando como si llamaras a un 900. Hasta que la factura del teléfono te llegue, seguramente ni te habrás dado cuenta. Dependiendo del tiempo que mantengas la llamada abierta, donde te encuentres o de tu operador, el precio será diferente.

Te enseñamos a ocultar tu número de teléfono cuando hagas una llamada

Wangiri, llamada en japonés, es el nombre con el que se han bautizado estas estafas. Se trata de una red que ya opera a nivel internacional y que se reparten suculentos botines. Este tipo de delincuentes saben seleccionar a su presa, ya que suelen escoger números que tengan asociadas tarifas más caras.

La mayoría de estas llamadas de un solo timbre son realizadas desde África aunque no se descarta que usen algún tipo de software que falsifica los números. De esta forma se estaría disfrazando el lugar desde donde es realizada, siendo casi imposible su localización.

Los avances tecnológicos, además, hacen posible que realicen llamadas masivas en un período muy corto de tiempo. Entre tantas personas, alguien siempre acaba cayendo y muchos más de los que nos imaginamos.

Para evitar todo este tipo de fraudes se recomienda no devolver llamadas a números que no conocemos, sobre todo si vienen del extranjero. Si es posible, también podemos activar el bloqueo de llamadas internacionales para cortar de raíz el problema.

Y por último, algo que no solemos hacer y que es de vital importancia: revisar la factura del teléfono.

¿Y cual es tu opinión? Deja tu respuesta.

Escribe tu comentario.
Escribe aquí tu nombre