Los efectos del COVID-19 están comenzando a sentirse en la economía. Tras el cierre de todos los negocios, llegan ahora las consecuencias para los distintos sectores del mercado y la telefonía no iba a ser la excepción. Y es que desde que todo esto comenzó, la venta de los smartphones ha caído en torno al 39%.

El frenazo que se produjo en su fabricación fue como la primera pieza del dominó que se cayó. Como consecuencia de este paro en las fábricas, unido a la cuarentena obligatoria, hizo que la oferta y la demanda bajaran. Primero en Asia y ahora en el resto del mundo. El efecto dominó llega ahora a Europa y América, que sufren de lleno los efectos del virus.

Tienda Xiaomi de París
Tienda Xiaomi de París

No son buenos tiempos, sin duda, para la economía y todo parece indicar que esto no ha hecho más que comenzar. La población en cuarentena ha dejado de comprar, al menos todo aquello que no sean productos de primera necesidad y la tecnología no es una excepción.

A pesar de que desde China llegan noticias esperanzadoras, nada parece indicar que a corto plazo las cosas vayan a cambiar a mejor.

Habrá que ver, si una vez pasada la pandemia global, las compañías consiguen elevar las ventas. Recobrar los números de ventas de los smartphones, pasará sin duda por una buena campaña de marketing y ofertas que los consumidores no puedan rechazar.

¿Y cual es tu opinión? Deja tu respuesta.

Escribe tu comentario.
Escribe aquí tu nombre