La mano de obra asiática ha resultado ser mucho más rentable para una de las mejores marcas de material deportivo. Así lo ha comunicado Martin Hankland, jefe de operaciones globales de Adidas, que ha anunciado el cierra de las fábricas que tienen en Ansbasch (Alemania). En 2016 la marca abría la fábrica con el objetivo de reducir gastos a la hora de hacer frente al incremento de fabricación de la llamada moda rápida. Los encargados de llevar a cabo la mayor parte del proceso de fabricación eran robots, con los que la compañía pretendía reducir los gastos de envío y los salarios que suponía tener sus factorías en Asia.

Logo de Adidas
Logo de Adidas

Tres años después Adidas cierra la puerta a la fabricación con robots al reconocer que si bien son una herramienta muy útil, llevan consigo importantes gastos de mantenimiento. Los cambios que se llevan a cabo en las líneas de fabricación son difíciles de asumir ya que requieren de operarios especializados que configuren los brazos de los robots cada poco tiempo. Los patrones de fabricación varían en espacios de tiempo cada vez más breves y por el momento la capacidad de los robots para adaptarse a ellos ha quedado en entredicho.

Los 160 trabajadores con los que contaban, tanto en las sedes de Alemania como en Estados Unidos, han visto como su carga de trabajo se llevaba de nuevo a China y Vietnam. La red global que pretendían llevar a cabo con la implantación de estas fábricas robóticas han quedado de momento en el recuerdo para Adidas, en la sección del malos recuerdos, por lo que parece.

Una vez más una gran empresa vuelve a echar mano de la mano de obra barata de los países asiáticos. El dinero y la rentabilidad vuelven a ser el criterio por el que se rigen las empresas para llevar a cabo la fabricación de sus productos, sin tener en cuenta otros aspectos mucho más importantes y vitales. Cuando se habla de ganar dinero, las prioridades parecen estar claras para las grandes marcas.

¿Y cual es tu opinión? Deja tu respuesta.

Escribe tu comentario.
Escribe aquí tu nombre