Los mejores

Las mejores ollas de cocción lenta

Aunque en los tiempos que corren lo habitual es hacerse con electrodomésticos que hacen todo de la manera más rápido posible, hoy te vamos a hablar de las ollas de cocción lenta. Como ves su nombre es toda una declaración de intenciones, si buscas rapidez, está claro que este invento no es para ti. Atento a todo lo que te contamos si eres un amante de la cocina de la abuela, este es tu electrodoméstico definitivo.

Origen de la Crock-Pot

Las ollas de cocción lenta o CrockPot, nombre comercial que le dio su creador, surgieron en EEUU. Crock Pot no deja de ser una marca más de las que puedes encontrar en el mercado, pero para mucho es “la marca”. El emblema de las ollas de cocción lenta y que los puristas de este tipo de cocina definen como la mejor, sin duda.

Su creador Irving Naxon, era un auténtico apasionado de los guisos que durante toda la noche hacía su abuela en el horno. Este horno, no era el horno de su casa, sino que pertenecía a una panadería en su calle. Cuando no hacían pan, su abuela dejaba la olla en el horno, donde permanecía toda la noche hasta que a la mañana siguiente lo recogía. De este modo con un suave calor y durante largas horas, el guiso conseguía tener una textura y un sabor inconfundible.

Olla de cocción lenta Crock Pot

Olla de cocción lenta Crock Pot

Naxón, propietario de una empresa que se dedicaba a la fabricación de lámparas solares, decidió fabricar la Naxon Beanery. Fue el primer modelo, pero pasó bastante desapercibido en el mercado. En 1950 se relanzó su entrada en el mercado y se destinó a la hostelería y a los negocios destinados a las comidas.

En 1970 The Rival Company, hizo de esta olla un electrodoméstico indispensable en muchos hogares norteamericanos. Bajo el nombre de Crock Pot comenzaron a hacerse mejoras y a hacer de esta olla el mejor aliado de las mujeres trabajadoras. Un electrodoméstico que durante la noche hace la comida y que después la mantiene caliente. Todo ello conservando todos los nutrientes y aportando texturas y sabores increíbles.

¿Qué es una olla de cocción lenta?

Una vez te hemos contado cual fue el origen de la Crock-Pot, te contamos qué es.

Esto es lo mejor de este gadget de cocina, no deja de ser un recipiente generalmente de cerámica, que se introduce en una carcasa de metal. Esta carcasa a su vez, va conectada a la corriente eléctrica.

El recipiente en el que se depositan los alimentos lleva una tapa, generalmente de cristal que permanece totalmente cerrado durante su funcionamiento.

A priori, no es un electrodoméstico que requiera el uso de un montón de piezas que al final nunca sabes para lo que valen.

A partir de aquí, las características de las ollas y sus precios podrán variar sustancialmente. En función de tus necesidades y de tus exigencias podrás hacerte con el modelo que más ten convenga.

¿Cómo funciona la olla de cocción lenta?

Al igual que su estructura, el funcionamiento de estos electrodomésticos es de lo más sencillo que puedas encontrar. Una vez que conectamos la carcasa a la red eléctrica, el calor comienza a llegar al recipiente que está en su interior. Los alimentos que contiene comienzan a cocinarse a una temperatura que nunca excederá de los 130 o 95 grados. Esto dependerá del año de fabricación del modelo, casi siempre.

Es por esto que el tiempo de cocción tendrá que ser mucho más prolongado que si usamos un horno, una cocina o ya no digamos, una olla rápida. El calor va subiendo de manera gradual, en algunos modelos con diferentes funciones podrá subir y después bajar para cocinarlos.

La olla de coccion lenta

La olla de coccion lenta

Está claro que a estas temperaturas quizás no podamos hacer algunos de los pasos previos a la cocción como puede ser el sellado de una carne, o el sofreír unas verduras.

Estos pasos tendrán que hacerse en otros recipientes. Hay algunos modelos, sin embargo, que permiten el uso del recipiente cerámico en el horno o en la cocina. De este modo primero haces estos pasos y después ya lo depositas en la carcasa para su funcionamiento normal.

Este tipo de ollas no necesita ningún tipo de válvula, como si sucede con las ollas rápidas. En ningún momento se superan los niveles de la presión atmosférica por lo que durante toda la fase de cocinado podemos olvidarnos de destaparla.

¿Cuales son las ventajas de las Crock-Pot?

El modo en el que estos electrodomésticos funcionan, permiten disfrutar de una comida con un sabor totalmente tradicional.

El hecho de que no se pierda ningún tipo de vapor, hace que sean platos que tengan un paladar espectacular. La textura que se consigue es algo que solo se obtiene con este tipo de cocinado.

Las propiedades de los alimentos, además, están garantizadas en todos tus platos. No superar determinadas temperaturas en la cocción, es indispensable para que esto suceda y eso solo se consigue con estas ollas.

Otra de los alicientes para hacerte con tu Slow-Coocker es que apenas ensucian. Introduces los alimentos, la cierras y todo estará listo sin salpicaduras.

No necesitas estar pendiente de que el guiso se pegue o el caldo se quede seco. La función de mantener caliente te permitirá que una vez hecha, se mantenga caliente.

Algunos usuarios reconocen que su economía con este tipo de ollas se ha visto beneficiada. Y es que la planificación que requiere este tipo de electrodomésticos, no dejan mucho hueco a la improvisación. Con la improvisación todos sabemos que la cartera no suele salir beneficiada.

Su bajo consumo, muy inferior a una vitrocerámica o a un horno hacen que el recibo de la luz también lo noten.

Ollas de cocción lenta

Ollas de cocción lenta

Características de las ollas de cocción lenta

A la hora de escoger un modelo u otro debes atender a cuales son las características de cada una de ellas. Su capacidad, su potencia o su consumo son factores a tener en cuenta.

Para hacértelo más fácil te vamos a enumeras las características que pueden tener y en función de las que más ten convengan escoges uno u otro modelo.

  • Capacidad del recipiente interior: Puedes encontrar en el mercado ollas con una capacidad de 2 litros, hasta modelos de 6,5 litros. El modelo más pequeño es ideal para casas en las que hay dos personas o para las que viven solas. El modelo de 6,5 litros cocina para un total de 14 personas como máximo.
  • Las posiciones de control suelen ser dos, aunque también hay modelos con tres posiciones de funcionamiento. La diferencia entre unos y otros es el tiempo que empleará en alcanzar la máxima temperatura.
  • Programación manual o digital. La manual junto con un temporizador será la opción que te permita más opciones de uso.
  • Con temporizador o sin él. Si tiene temporizador te permitirá controlar y adaptar mejor los tiempos de cocción. Mientras estés en el trabajo o durmiendo la olla se puede poner en funcionamiento si lo has programado. Podrás dejar programado también el momento de apagado.
  • Función Keep Warm, una vez finalizado el cocinado, permite que la comida no se enfríe.
  • La potencia de la olla, 200, 500 o modelos de 350w; hay donde escoger. En todo caso el consumo de estos aparatos es mínimo debido a las bajas temperaturas con las que funciona. Cuidado con esto, muchos modelos son importados, con lo que igual necesitas un adaptador.
  • El material en el que está fabricado el recipiente interior puede variar. Existen fabricaciones en cerámica o similares, pero también hay alguno en metal. Unos u otros te ofrecerán diferentes funciones.
  • El recipiente interior  se puede lavar o no en el lavaplatos. Ahí ya cada cual escoge el esfuerzo que quiere hacer.
  • El recipiente  en algunos modelos se puede usar en el horno o en la cocina. Esto puede ser importante ya que nos va a permitir finalizar los platos con un gratinado. También nos puede ser útil si queremos sofreír los ingredientes antes de cocinarlos lentamente.
  • Palas interiores para revolver la comida o no. Hay que decir que estas palas se incluyen en los modelos más modernos de slow-cooker. Aunque las temperaturas que se alcanzan hacen que sea muy raro que la comida se pegue. Con estas palas ya lo evitamos con total seguridad.
  • Forma del recipiente. Los hay que son redondos y los hay que son ovalados. Los ovalados te permitirán por ejemplo introducir trozos de carne más grandes. En los redondos las piezas que puedes meter son más limitadas, si nos referimos al tamaño.
  • La tapa transparente u opaca. Aquí ya entra en juego tu nivel de curiosidad. Eres de los que disfrutan viendo como la comida hace chup chup, escoge tapa de cristal. Te da igual el chup chup, tu la enchufas y te olvidas. Entonces puedes escoger una opaca y te evitas los riesgos de la tapa de cristal. Si escoges la tapa de cristal ten en cuenta que el vapor te jugará una mala pasada. No siempre podrás ver con la claridad que deseas.
  • El espacio que ocupan los modelos más grandes suelen ser entre 30 y 40 centímetros. Esto es también importante para saber si te conviene o no comprarla. Si realmente le vas a dar uso, desde luego que es estupendo. No necesitarás más aperos en tu cocina para preparar tu menú. Si la vas a tener guardada en un armario, quizás no te convengan ocupar ese espacio para usarla de vez en cuando.

A día de hoy estas son las características que te pueden ofrecer los distintos modelos. Si nos hemos dejado alguna no dudes en hacérnoslo saber.

Olla cocinando pollo

Olla cocinando pollo

¿Cuanto cuesta una olla de cocción lenta?

Las opciones del mercado son muchas y variadas. Tenemos que decir que no estamos ante un electrodoméstico caro. Teniendo en cuenta el partido que una familia puede llegar a sacarle, la inversión no es exagerada.

Si hablamos de marcas la más cara, es Crock- Pot, la calidad se paga y puedes encontrar modelos de 135€ aproximadamente y otros que no llegan a los 60. Naturalmente dependerá de las características de cada aparato.

Si buscas una olla de cocción lenta barata, pueden encontrar algún modelo por unos 28€. Su capacidad, eso si es de 1,5 litros, pero quizás para ti sea suficiente.

Entre estos dos precios podrás encontrar un amplia abanico por los que podrás decidir.

Un electrodoméstico que sin duda se puede adaptar a todos los bolsillos.

¿Qué platos puedo hacer con la slow-cooker?

Esta es la típica pregunta de las personas que están valorando adquirir una de estas ollas. ¿Se pueden hacer dulces con la slow- cooker? ¿Puedo asar un pollo en mi crock- pot?

Si, con un poco de imaginación y alguna práctica, verás que podrás ir adaptando tus platos a este modo de cocción.

Está claro que la imaginación y la maña de cada uno está al servicio de su uso. Si no eres un hacha entre los fogones, no te preocupes. A día de hoy, alrededor de este electrodoméstico se ha formado una estupenda comunidad 2.0 en la que compartir recetas y trucos.

Los potajes más tradicionales, los bizcochos más exquisitos o los asados más exóticos, tiene cabida en el recetario de la Crock- Pot.

Y si, si eres un fan incondicional como yo, de la tortilla de patatas, prueba a hacerla en este gadget. El resultado te sorprenderá. Si lo tuyo son las pizzas y las hamburguesas deberías probar las maravillas que puede hacer una olla lenta, no volverías a comer comida basura por mucho tiempo.

Marcas de las ollas de cocción lenta

Aunque hasta hace poco no había muchas marcas donde escoger, su uso cada vez más extendido ha hecho que hay más fabricantes.

Hay que decir que es España no existe ninguno o casi ningún fabricante. Casi todos los modelos son de importación. Esto hace que las instrucciones no vengan en español. También hay que tener en cuenta con el tipo de enchufe que traen o el voltaje para el que están diseñadas.

Si hablamos de marcas, hay que decir que “la marca” es Crock- Pot. Garantía de calidad, para un producto al que sus creadores han sabido mantener en el mercado. El paso de los años no los ha convertido en una marca obsoleta y que ha caído en el desuso.

Russell Hobbs, en el caso de esta marca lo que la hace más atractiva es el precio. Por ejemplo un modelo de 3,5 litros puede costar hasta 20€ menos que la marca de referencia.

Electrolux, tiene un modelo de 6,8 litros por ejemplo, con prestaciones muy competitivas.

Elgento, de fabricación inglesa. Con precios que la hacen realmente apetecible.

Klarstein es la marca que ha lanzado la olla lenta bautizada con el nombre de Bankett. Tiene otros modelos que se llaman Bristol.

Si preguntas a los puristas y defensores a ultranza de este electrodomésticos, seguro que se decantan por las Crock-Pot.  Como sucede con todas las cosas es cuestión de gustos y de exigencias personales.

Si quieres comprar una olla de cocción lenta, estas son las que nosotros te recomendamos por su calidad y precio:

Última actualización: 20/10/2018 05:18

Accesorios de la slow-cooker

Ya te has decidido, ya tienes tu olla de cocción lenta en casa o como mínimo está en el carrito de la compra. ¿Necesitas algo más? ¿Hay algún tipo de utensilio que sea necesario?

Pues si, hay uno que en mi opinión te resultará imprescindible.

  • Un temporizador. Ya te comentamos que hay ollas con control manual y otras digital. Las ollas digitales aunque si te permiten programar el encendido, no apagan la olla cuando finaliza. Una vez terminado el tiempo de cocción la mantienen en caliente, lo que puede hacer que la receta se pase. Lógicamente si está tres horas en la función Keep-Warm, la carne o la sopa terminarán pasándose.

Esto se soluciona con un temporizador de pestañas que va conectado a la corriente. Con él podrás establecer previamente la hora en que quieres que comience a funcionar y cuando se debe apagar. También cuando quieras que empiece a funcionar la función de mantener caliente. Los hay analógicos o digitales.

  • Una jeringa de cocina. Ideal para ir quitando el exceso de jugos de tus recetas si fuera necesario. De esta manera no tienes que manipular la olla con el riesgo que ello conlleva mientras está caliente. Es también muy últil para ir quitando las impurezas de los caldos y sopas. Sé lo que estaréis pensando, que esto se puede hacer también con un cazo o cucharón. También pero te garantizo que con la jeringa lo harás más rápido y de manera más limpia.
  • Un buen salvamanteles. El recipiente sale caliente, si lo quieres poner en la mesa, no te despistes.
  • Moldes que quepan en su interior. De esa manera podrás cocinar al baño maría un flan o un bizcocho, por ejemplo.

Receta de lentejas estofadas en olla de cocción lenta

Y como dicen por ahí, el movimiento se demuestra andando. Así que te traemos una receta tradicional donde las haya y que no suele faltar en las mesas durante el invierno. Verás que de una forma sencilla y sin apenas manchar la tienes lista. Mientras se hacen olvídate de los fogones, ella se encarga de todo.

Los ingredientes variarán en función de lo que cada persona suela echar. En nuestro caso hemos usado:

  • Una cebolla
  • Un tomate
  • Un pimiento verde
  • Un diente de ajo
  • Un hueso de ternera
  • Un hueso de jamón
  • 400 gramos de lentejas
  • Un chorizo
  • Dos ojas de laurel
  • Un chorro de aceite de oliva
  • Sal al gusto

Para la preparación tendrás que acordarte de poner las lentejas a remojo durante al menos ocho horas.

Una vez transcurrido las lavas y las echas en la olla de cocción lenta. Debes cubrirlas con agua, que al menos sobrepase dos dedos. Añade ahora el resto de ingredientes. Las verduritas deben ir bien picadas, no olvides afilar bien los cuchillos; los huesos y el chorizo por la parte de arriba y cubiertos por el agua (si lo prefieres puedes echar un caldo de carne o de verduras que ya tengas hecho y te evitas echar los huesos). Añade sal al gusto.

Olla Crock Pot

Olla Crock Pot

Una vez los tengas todos dentro, la cierras y la pones en el programa de temperatura baja durante al menos seis horas. Puede que necesites algún tiempo más, dependerá de la calidad de las lentejas y del tiempo que hayan estado a remojo.

Una vez transcurrido el tiempo abre la olla y comprueba si ya están hechas. Con el tiempo este paso ya podrás saltártelo pues controlarás los tiempos de cada ingrediente a la perfección.

En el caso de que dispongas de un temporizador podrás dejarla lista para que comience a funcionar mientras estás en el trabajo. Si te las quieres llevar en un tupper, deja que cocine durante la noche; cuando te levantes tan solo tendrás que rellenar tu tupper.

¿Fácil, verdad?

Libros de recetas para la olla de cocción lenta.

Si con la receta de las lentejas hemos conseguido ponerte los dientes largos, te dejamos algunos títulos de consulta imprescindibles. Con ellos comprobarás que puedes sacar el máximo partido a esta olla.

Slow Cooker. Recetas para ollas de cocción lenta. Su autora es Marta Miranda, la creadora de la web española Crockpotting.es, todo un referente para los amantes de este tipo de cocina.  Después de tres años de uso de su olla y tras muchos experimentos, Marta lanzó este recetario al mercado con estupendas y variadas recetas.

Te aconsejamos además que te pases por su estupendo blog. Allí podrás resolver cualquier duda, encontrar recetarios semanales y tomar ideas estupendas.

Olla de cocción lenta de bajas calorías. Recetas bajas en grasas y carbohidratos, que satisfarán los paladares más exquisitos. Al mismo tiempo vigilarás tu figura y con ella tu salud.

La olla lenta regional. Su autora, María Del Pozo, nos descubre 78 recetas de la cocina española tradicional.

Última actualización: 20/10/2018 05:18

Para nosotros estos libros son quizás los más completos por tener recetas que se adaptan a todo tipo de paladares y de costumbres. Además del papel, como ya te hemos dicho también puedes encontrar en Internet el aliado perfecto para sacar el máximo partido de la olla.

Grupos de Facebook, con más de 11.000 miembros que aportan ideas, perfiles de Instagram y blogs variados.  Como ves, tu inspiración si algún día te falta, tendrá de sobra de donde beber.

Esperamos con este post haber satisfecho todas tus dudas. Esperamos que con él hayas decidido y averiguado si estás o no ante un electrodoméstico útil para ti. Lo que queda claro es que comer de manera sana y variada no tiene porqué llevarnos mucho tiempo ni hacernos gastar mucho dinero.

Etiquetas:

7 Comentarios
  1. Uno de los mejores inventos que ha entrado en la cocina de mi casa. Yo tengo una Electrolux desde el año pasado y no hay día que no haga algo con ella y el trabajo y tiempo que me ahorra al volver de trabajar.

  2. Creo que antes de comprar una olla de estas mejor aprendo a cocinar que si no va a ser tirar el dinero.

  3. Habrá que ir pensando en comprar una para casa. Los precios no son nada caros y vale la pena probarlas.

  4. Una idea sencilla convertida en una moda que arrasa.

  5. Contestar
    Isabel La Caótica 16/07/2017 a 13:21

    Mi Crockpot hace todo hasta mejor que mi marido. Estoy por divorciarme de el y casarme con la olla.

  6. Cuestan un ojo de la cara pero las recomiendo a todo el mundo. En mi familia ya no hay cocina que no tenga una.

  7. A nosotros en nuestra boda nos regalaron una Russell Hobbs y fue la mejor cosa que pudieron hacer. No hay semana que no comamos algo hecho en ella. Es lo mejor para la cocina.

    Dejar comentario