Un tipo de aplicaciones para nuestros smartphones que está de moda desde hace algún tiempo son aquellas que miden el ritmo cardíaco. Nosotros vamos a hablar sobre aquellas que usan el Flash LED para medir las pulsaciones y que lo cierto no son la mejor opción.

Cómo medir el ritmo cardíaco con un smartphone

La forma de trabajar de estas aplicaciones es muy sencilla, solo debemos abrir la app y darle al botón o a la opción de medir las pulsaciones de nuestro corazón. Luego tendremos que colocar la yema del dedo sobre el flash LED de nuestro smartphone. Ahora solo queda dejar ahí colocado nuestro dedo durante un rato hasta que se vea a cuanto están nuestros latidos.

Medir las pulsaciones con un smartphone
Medir las pulsaciones con un smartphone

Te puedes quemar con el LED de tu smartphone

El problema de estas aplicaciones es doble. En primer lugar cuando tenemos que poner el dedo en el flash LED este se calienta en exceso en muy poco espacio tiempo. Si además tenemos que dejar el dedo tapando la luz durante el suficiente rato como para que la app calcule nuestro ritmo cardíaco, al final podemos acabar con pocos segundos con una quemadura bastante molesta en nuestro dedo. Quien lo haya probado sabrá que hay que aguantar el calor el máximo de tiempo posible sin quemarnos, pero una de dos, o nos quemamos o no calculamos las pulsaciones por retirarnos demasiado rápido.

Dudosa fiabilidad de estas apps

Otro de los problemas que tiene es su baja fiabilidad. De primeras un móvil no es el mejor aparato para conocer nuestras pulsaciones, pero si además de ser impreciso tenemos el problema del exceso de calor del LED, nuestras pulsaciones queramos o no acabarán por subir y cualquier intento será infructuoso.

Lo mejor es usar la forma tradicional de poner el dedo en la muñeca o en el cuello para contar diez segundos de pulsaciones y multiplicar el resultado por seis.

El móvil solo nos dará errores y se puede comprobar porque si lo intentamos diez veces, vamos a conseguir casi todos los resultados distintos con bastantes oscilaciones.

Si por casualidad has pagado por una aplicación ya sea para Apple o Android y ves que tienes estos problemas, puedes hacer una reclamación en la tienda correspondiente para que se te devuelva el dinero.

¿Tu también te has quemado probando una de estas apps? Cuéntanos tu experiencia.

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario.
Escribe aquí tu nombre