El azúcar se ha convertido en el enemigo a batir por los médicos. Los últimos datos sobre el peso medio de población, tanto infantil como adulta, arrojan datos preocupantes. Según un estudio realizado recientemente por investigadores y médicos del Hospital del mar, en 2030 el 80% de los hombres y un 55% de las mujeres tendrán problemas de sobrepeso. La obesidad está relacionada directamente con enfermedades tan graves como el cáncer, la diabetes o las insuficiencias cardíacas. Bajo la rúbrica de alimentos saludables, tenemos estandarizado el consumo de determinados productos que esconden más azúcar en su composición del que te imaginas.

Azúcar
Azúcar

La OMS sitúa en 50 gramos, la ingesta diaria recomendada de azúcar añadido, lo que vienen siendo unas 12 cucharadas de café. Los datos sobre el consumo habitual de la población europea no deja lugar a dudas, tomamos demasiado azúcar. Concretamente unos 100 gramos por persona y día, el doble de la cantidad considerada saludable.
Y lo peor de todo es que el consumo entre los más pequeños es todavía mucho mayor. El problema viene cuando consumimos productos que pensamos que nos mantienen a salvo de esto excesos, siendo la realidad bien distinta.

Conoces la diferencia entre la Coca Cola Zero y la Coca Cola Light?

Un ejemplo de ellos son las llamadas galletas saladas. ¿Pero como pueden tener azúcar si son saladas? Pues debes saber que si te comes 4 galletitas de este tipo, estarás consumiendo 10 gramos de azúcar. Ya solo te quedan 40 gramos para el resto del día si quieres estar dentro del baremo recomendado.

Barritas de cereales, ese snack que a menudo ponemos en nuestra media mañana, pensando que nos cuidamos con su ingesta. Una barrita puede contener hasta tres cucharadas, unos 30 gramos aproximadamente.

Para compensar decidimos tomarnos una ensalada a mediodía, aliñada con poco aceite y un buen chorro de vinagre balsámico. Pues craso error, los vinagres balsámicos llevan entre sus ingredientes muy poco vinagre y demasiado azúcar.

Algunas bebidas vegetales no se quedan atrás, y entre ellas la leche de almendras están en el podium. Un vaso de esta bebida puede llegar a suponer un aporte de unos 20 gramos de azúcar de media. Por su puesto azúcar añadida, unas almendras naturales no contienen ni de lejos esa cantidad.

A los mencionados podríamos añadir, por ejemplo, las bebidas energéticas, frutas deshidratadas o panes industriales, entre los que destaca el pan de molde, un habitual entre las meriendas de los más pequeños. Te invitamos a que incluyas en tu lista de hábitos saludables la lectura de la etiqueta de los alimentos que forman parte de tu despensa. Seguro que te sorprenderías y no para bien, precisamente. Somos lo que comemos y aunque la dulzura es algo a destacar en el carácter de las personas, no viene dado por el azúcar que le des al cuerpo.

¿Y cual es tu opinión? Deja tu respuesta.

Escribe tu comentario.
Escribe aquí tu nombre