Precisar las características de un producto vegano se podría reducir a que son productos que no tienen en sus componentes ninguna sustancia de origen animal.

Es por tanto un concepto muy estricto y a la vez simple, pero que a menudo lleva a confusión.

El veganismo va más allá de unas conductas alimenticias, es una filosofía de vida. Hoy en día hay multitud de productos que se pueden clasificar como veganos. Cosméticos, ropa, productos para el hogar o alimentos para las mascotas son algún ejemplo de la variada oferta que podemos encontrar cada vez con mayor facilidad.

Veganos
Veganos

Las personas que se denominan veganas examinan con lupa los productos que caen en sus manos.

En el caso de los alimentos, estos no deben incluir ningún tipo de producto que tenga origen animal. Tanto los que se obtienen del sacrificio de estos, como los que nos dan los animales sin ningún tipo de intervención por parte del hombre. Por este motivo tampoco pueden llevar lácteos, huevos o incluso miel. Los veganos definen su alimentación como sana y sostenible. Los alimentos que hayan sufrido algún tipo de modificación genética, tampoco pueden ser clasificados como veganos.

Si hablamos de cosméticos veganos, aludimos a productos de belleza que durante su proceso de fabricación no han sido testados en animales. No contienen además sustancias como el carmín o la lanolina, ambos de origen animal.

Lo mismo sucede con los alimentos para mascotas o los productos de limpieza para el hogar. En su fabricación se usan materias primas de origen totalmente vegetal.

Diferencia entre productos veganos y productos vegetarianos

Es relativamente común que exista cierta confusión a la hora de establecer la diferencia entre ser vegetariano y ser vegano. Suelen usarse, sin establecer ningún tipo de diferencias entre ellos, cuando si la hay.

Los productos veganos como hemos dicho tienen un origen totalmente vegetal. No existe en su composición o en su fabricación ningún tipo de materia prima de origen animal.

En el caso de los vegetarianos, si admiten el uso y consumo de alimentos de origen animal que se producen por estos de manera natural y sin la intervención del hombre. Estamos hablando de la leche, los huevos o la miel por ejemplo. A partir de aquí existe una amplia variante porque hay vegetarianos que sí consumen huevos, pero no leche y viceversa. O personas que no comen ninguna sustancia de origen animal pero que usan prendas de vestir fabricadas a partir de piel animal. Esto es algo totalmente prohibido para la filosofía vegana.

Ropa fabricada con lana, cuero, seda o piel está totalmente prohibida en la filosofía vegana. Se trata de una postura ética que va mucho más allá de la alimentación.

Los productos veganos cuentan en su mayoría con el denominado sello vegano. Un sello que otorga la Unión Vegana Europea y que garantiza que estamos ante un producto que no contiene ingredientes procedentes de animales.

¿Y cual es tu opinión? Deja tu respuesta.

Escribe tu comentario.
Escribe aquí tu nombre