La expresión “plata de ley” se lee a menudo en las etiquetas sobre todo de joyas. La percepción que nos viene a la cabeza es que es plata auténtica, pero ¿sabemos qué es realmente la plata de ley? ¿Conoces todos los trucos para limpiarla y conservarla? No pierdas detalle, nosotros te lo contamos.

¿Qué es la plata de ley?

La plata de ley es aquella que además de plata contiene una aleación con otro metal. De esta forma se consigue que sea mucho más fuerte y resistente, facilitando su manejo por los orfebres y su durabilidad. La plata pura, al igual que el oro puro, son metales muy maleables que se dañan con una gran facilidad. Son metales muy blandos para trabajarlos y darles uso en el mundo de la joyería.

Es por eso que se habla de plata de ley, una plata que contiene un 92,5% de plata y un 7,5% de cobre. De esta forma se consigue un material mucho más resistente y que a la vez resulta mucho más sencillo trabajar con él.

En ocasiones la plata de ley adopta otras denominaciones como “plata esterlina” o “plata 925“. Son exactamente lo mismo, la denominación responde a que para su fabricación se usan 925 milésimas de plata, esto es, de cada 1000 partes, 925 son de plata pura, las 75 restantes son cobre.

Lingotes de plata
Lingotes de plata

El uso de cobre no es obligatorio, ya que se podría realizar la aleación con otros minerales como el zinc. La práctica sin embargo, ha señalado que el material resultante de juntar plata y cobre, da un producto mucho más resistente. Otra de las ventajas de usar el cobre es que el color original de la plata se mantiene sin aparentes cambios. Es por tanto el estándar de aleación más usado y que más calidad arroja al resultado posterior.

Consejos para conservar la plata de ley

La plata de ley tiene como principal desventaja es que se oscurece o se oxida con bastante facilidad. Que tarde más o menos en hacerlo, va a depender en gran medida, de los agentes externos a los que se vea sometida la pieza. Para conservarla es conveniente que sigas alguna de nuestras recomendaciones.

  • En primer lugar cuando la guardes hazlo en un lugar en el que esté sin golpearse o rozarse con otras piezas.
  • Mantener en un lugar, fresco, seco y sin luz. De está manera estará más aislada de agentes exteriores. Las joyas incluso no está de más meterlas en una bolsa de plástico que te permita tenerlas lo más aisladas posible.
  • Evita el contacto con perfumes, cremas muy grasas o aguas con alto contenido en cloro o sal. También es conveniente no realizar deporte mientras las usamos, el sudor las manchará.
  • Realiza una limpieza de forma habitual, esto hará que las manchas se eliminen con más facilidad.

Como limpiar la plata de ley

A menudo solemos pensar que si la plata se ennegrece es porque no es de buena calidad. Nada más lejos de la realidad, es totalmente normal que la plata de primera ley se oscurezca con el uso o con el paso del tiempo. Objetos que no se usan y que están guardados acaban poniéndose negros.

Es más habitual en joyas que están en contacto directo con la piel, por el efecto de perfumes, cremas o incluso el ph de la piel.

Existen diferentes formas de limpiar las piezas de plata.

Trucos caseros para limpiar la plata

Una consejo casero para limpiar la plata es con papel de aluminio, sal o bicarbonato y agua caliente. Tan solo tienes que recubrir un cuenco con el papel de aluminio y llenarlo de agua caliente. El hecho de que sea caliente es para que se pueda disolver el bicarbonato o la sal con facilidad. Tan solo habrá que sumergir el objeto de plata en el y frotarlo después con un cepillo.

La pasta de dientes también puede funcionar, frotando la pieza con ella y después limpiarla con agua y jabón.

Otro truco casero para limpiar la plata es usar una mezcla de bicarbonato o limón y vinagre. Se empapa un trapo y se frota la pieza hasta que de nuevo esté brillante.

El aguarrás también puede ser una buena opción. El aguarrás también sirve para devolver el brillo natural de las piezas fabricadas en plata y que se va perdiendo en el día a día.

Para la limpieza de superficies de difícil acceso podemos ayudarnos de un cepillo de dientes o incluso de un bastoncillo de los oídos con un poco de lavavajillas

En el caso de que no nos gusten o no nos fiemos de los trucos caseros, siempre podemos recurrir a los productos específicos para la limpieza de la plata. Quizás no resulte tan barato que emplear productos que tenemos en casa a diario, pero si puede resultar más rápido.

Con todos estos trucos podrás mantener tus objetos de plata en el mejor estado durante mucho tiempo.

Esperamos haberte ayudado a conocer qué es la plata de ley y como debes limpiarla para mantenerla intacta de generación en generación.

¿Y cual es tu opinión? Deja tu respuesta.

Escribe tu comentario.
Escribe aquí tu nombre