La pasada semana el estado norteamericano de Texas, se veía sacudido por el tremendo tiroteo que un joven armado con un rifle, perpetraba en un centro comercial de El Paso. Un total de 20 muertos y 26 heridos, era el saldo final de un suceso que de nuevo ponía en evidencia la política de venta de armas de fuego en el país.

Walmart
Walmart

Un establecimiento de la cadena de grandes almacenes Walmart era el escenario escogido por el joven de 24 años para llevar a cabo sus planes. Tras lo sucedido la cadena ha decidido retirar toda la publicidad violenta de sus tiendas.

Después de lo sucedido, Donald Trump el actual y polémico presidente de los EEUU no dudaba en señalar a los videojuegos como los culpables de este tipo de acciones violentas.

Los empleados de los establecimientos de la cadena han recibido las instrucciones precisas para que eliminen cualquier signo de violencia que pudiera, en su opinión, incitar al odio.

Una medida que sin embargo no ha venido acompañada de la decisión de no vender armas. En sus propios establecimientos la cadena comercializa todo tipo de armas sin ningún tipo de restricción más que ser mayor de edad.

La empresa Anderson Merchandisers, se ha apresurado para poner a disposición de la cadena las nuevas demos de los videojuegos de PlaySattion y Xbox. Las consolas ya no tendrán como reclamo escenas que pudieran resultar violentas. Una manera de poner el foco de atención en asuntos sin trascendencia, para alejarlo de la cuestión principal, ha manifestado un empleado de la cadena.

Lo cierto es que resulta contradictoria la medida, mientras sigan teniendo en sus estanterías pistolas y escopetas al alcance de cualquiera que quiera hacerse con una de ellas.

¿Y cual es tu opinión? Deja tu respuesta.

Escribe tu comentario.
Escribe aquí tu nombre