La política de contenidos de la tienda de aplicaciones de Google, ha sumado una cláusula de contenido más a las lista de las que ya tenía. El objetivo, que las aplicaciones que están disponibles en la Play Store no sirvan como canal para la compra-venta de marihuana o productos que deriven de esta sustancia.

Google Play Store
Google Play Store

A pesar de que en muchos casos estas transacciones están amparadas por la legalidad, el endurecimiento de su política de contenidos parece querer poner freno a las mismas.

Esta nueva política no significa que dichas aplicaciones vayan a tener que desaparecer, sino que van a tener que cambiar determinadas funcionalidades. Las más populares Weedmaps que permitía realizar pedidos dentro de la aplicación y Eaze han sido algunas de las aludidas. Para cumplir con las nuevas condiciones de Google, las aplicaciones tendrían que gestionar desde fuera de la aplicación, el carrito de la compra. Con eso sería suficiente, no siendo necesario la eliminación por completo de la aplicación de la Play Store.

Detrás de esta medida está la intención de cumplir las promesas que en su día hizo Google de mostrar contenidos que fueran acordes con todas las edades. Incluso en los países de EEUU en los que el consumo está legalizado, solo lo está a partir de ciertas edades.

Las aplicaciones tienen un plazo de 30 días para ponerse al día en estas nuevas exigencias de contenido.

Los desarrolladores de las aplicaciones, por su parte, han manifestado que estas actividades seguirán haciéndose a través de Apple o Facebook, por lo que no ven muy lógicas este tipo de restricciones.

Google tras el anuncio, ha puesto a disposición de las aplicaciones la ayuda técnica que necesiten para poder implementar los cambios sin que el rendimiento de las apps se vea afectado.

¿Y cual es tu opinión? Deja tu respuesta.

Escribe tu comentario.
Escribe aquí tu nombre