Piensa el ladrón que todos son de sus condición. O eso, o es que lo del actual presidente de los EEUU es una paranoia que parece no tener límites. El temor a que lo espíen, ha llevado al líder americano a restringir el uso de equipos de telecomunicaciones fabricados por empresas, que según él, tan solo pretenden espiar a los EEUU. Tras este anuncio todas las miradas se han dirigido inevitablemente a China, que por otra parte motivos ha dado para ello.

Donald Trump
Donald Trump

Y en medio de toda esta guerra política, empresas como Huawei, afirman que esta decisión tan solo tendrá un perjudicado: los EEUU. Esto si pasamos por alto, señala la compañía, las consecuencias, que a nivel legal podría tener esta media, ya que se podría estar atentando contra los derechos de las empresas en ese país. A pesar de esto, el fabricante chino tendió su mano a la colaboración con el gobierno norteamericano, para garantizar la seguridad en la distribución de sus productos.

Huawei es uno de los mayores promotores mundiales del 5G. Esta medida, a su juicio, dejaría fuera de la carrera tecnológica al país perjudicando directamente a las empresas del país. Y es que la guerra por liderar el control de las redes 5G, parece ser el punto clave que está detrás de esta medida. EEUU está liderando una campaña con la que se pretende impedir que los fabricantes chinos lideren este sector. Las potenciales utilidades del 5G, daría una gran ventaja al tejido empresarial del país que consiga el liderato.

El gobierno chino que se ha dado por aludido, ha instado al presidente americano, a que cese en el uso de estas prácticas que son de todo menos constructivas y amistosas.

De momento, la pelota está en el tejado del secretario de comercio americano, que tiene 150 días para establecer un listado de compañías potencialmente peligrosas para la seguridad del país.

Este anuncio se suma a otras medidas que ya en su día se pusieron en marcha. Entre ellas, la prohibición a los funcionarios de EEUU que usaran en su entorno de trabajo equipos de fabricación china como Huawei o ZTE. Las operadoras de telefonía china no se han librado de verse salpicadas por estas medidas. China Mobile, la operadora con más clientes en China, ha sido vetada a la hora de acceder al mercado americano, amparándose en medidas de seguridad nacional.

Trump desconfía de todo aquello que lleve acento chino y está claro que no le tiembla la mano a la hora de ponerle coto. Veremos en que acaba todo esto, tratándose del presidente de EEUU, ya nada puede sorprendernos, ¿o si?

¿Y cual es tu opinión? Deja tu respuesta.

Escribe tu comentario.
Escribe aquí tu nombre