Samsung se las prometía muy felices cuando sacó al mercado el Samsung Galaxy Note 7 del que fabricó 4.3 millones de unidades. En total vendió poco más de 1 millón de este móvil en el poco tiempo que estuvo en las tiendas hasta que empezó a dar problemas con su batería y tuvo que retirarlo. De ese millón de unidades vendidas pudo recuperar el 97% pero aun quedan muchos miles de ellos en manos de usuarios que no se decidieron a devolver su Note a Samsung.

Estos usuarios ahora al recibir la próxima actualización comprobarán que su móvil queda bloqueado e inservible. De esta forma a estos usuarios no les quedará otra opción que enviarlo a Samsung para recuperar su dinero o cambiarlo por otro.

Galaxy Note 7
Galaxy Note 7

Al final Samsung va a tener en sus almacenes esos más de 4 millones de móviles, que muchos podrán ser reciclados y volver a usar sus cámaras, procesadores y otras piezas en nuevos móviles.

Un Note 7 con distinto nombre

Pero la solución final para ellos va a ser distinta. Samsung ha decidido volver a vender el Samsung Galaxy Note 7 en ciertos mercados, aunque por ahora no se sabe cuales. Seguramente no en mercados de primera fila.

Para ello va a cambiar el nombre del teléfono. Además lo más importante, cambiar la batería por una que no de problemas y más pequeña de carga.

De esta forma Samsung se quita varios problemas de encima, uno de ellos el reciclaje. Reciclar 4 millones de móviles generaría muchos residuos innecesarios. De esta forma se vuelven a usar estos smartphones con muy poco gasto.

Samsung también ha anunciado que seguirá con la serie Note de sus móviles. Del próximo Samsung Galaxy Note 8 ya empiezan a salir los primero rumores.

¿Te comprarías un móvil reciclado como este? ¿Que opinas?

¿Y cual es tu opinión? Deja tu respuesta.

Escribe tu comentario.
Escribe aquí tu nombre