Siempre que hablamos de los móviles inteligentes actuales los relacionamos con Internet y por eso surge la pregunta de si es posible tener un smartphone sin tener que contratar una tarifa de Internet.

La respuesta es sencilla, sí. Nada nos prohíbe tener un smartphone de última generación con solo una tarifa de llamadas sin posibilidad de navegar con datos. Claro está que sería aprovechar muy poco las posibilidades de un smartphone, pero es totalmente factible.

Asus ROG Phone
Asus ROG Phone

De todas formas, no tener una tarifa de datos no implica que no podamos navegar por Internet y usar los servicios que la red nos ofrece. Llegaría con conectarnos a las Wifi que nos lo permitan y ya tendríamos la posibilidad de navegar, enviar whatsapps o leer el correo.

Es lógico que si solo tenemos un móvil este tenga Internet, principalmente si usamos mensajería y queremos recibir los mensajes al momento. Pero si tenemos un segundo móvil que no tiene Whatsapp o Telegram y solo lo vamos a usar para ciertas cosas no sería necesario contratar la tarifa de datos. Por ejemplo si lo vamos a usar para ver películas, jugar, sacar fotos o simplemente lo queremos para recibir llamadas y no queremos gastar el dinero en un móvil de solo teclas como los de antes.

Lo mejor en este caso es que podemos comprar una tarjeta prepago y nos libraremos de pagar cuotas mensuales. También podemos contratar alguna tarifa como la que ofrece Pepephone que no tiene cuota y solo nos cobran lo que hayamos gastado a fin de mes. Si no gastamos nada durante un mes la factura será de 0 euros.

Oukitel U25 Pro
Oukitel U25 Pro

Para finalizar queda claro que es posible tener un smartphone sin tarifa de Internet. En caso de querer navegar con ese smartphone solo debemos conectarnos a la Wifi de casa o a cualquiera gratuita o de pago que encontremos en un centro comercial, en nuestro ayuntamiento o en el trabajo. La mayor pega es que no tendremos whatsapp o mensajería las 24 horas.

¿Y cual es tu opinión? Deja tu respuesta.

Escribe tu comentario.
Escribe aquí tu nombre