No son buenos tiempos para la división de móviles de Sony, que acaba de fusionarse con las divisiones de televisores, audio y videocámaras. Esta fusión se ha hecho para poder conseguir una mayor rentabilidad en un sector donde parece que ha perdido todo el brillo que tenía no hace muchos años.

Sony
Sony

Con esta fusión Sony quiere aprovechar la buena imagen que tiene su marca en el sector de las consolas, los televisores y la música para intentar levantar su división de móviles.

Junto a este plan de ajustes la compañía también quiere enfocarse en un mercado más reducido que en principio será Japón, Taiwán, Hong Kong y Europa. De esta forma Sony ha decidido abandonar otros mercados que no le resultan tan atractivos o rentables, dejando de vender sus terminales en países como México, India, Australia, Canadá y toda Sudamérica, África y Oriente Medio.

Con estas medidas Sony pretende que las ventas de móviles vuelvan a despuntar y salir de los números rojos, poniendo como año el 2020 para sanear sus números rojos en este sector.

Si bien estos movimientos buscan mejorar su cuota de mercado, puede que no llegue solo con eso y Sony debería ir pensando en un cambio radical en sus futuros lanzamientos, sobre todo de imagen, donde sus diseños siguen un camino completamente opuesto al que lleva el mercado. Diseños con líneas excesivamente rectas, marcos y biseles que ya no se llevan desde hace años y en general una imagen de marca anticuada hacen que los compradores sean reacios a comprar sus lanzamientos.

¿Y cual es tu opinión? Deja tu respuesta.

Escribe tu comentario.
Escribe aquí tu nombre