Los medios de comunicación copan sus portadas con una de las crisis sanitarias que más noticias ha generado en los últimos tiempos. Algo que no se entiende muy bien cuando en el mal llamado tercer mundo, la gente sigue muriendo por enfermedades que dejan países completamente arrasados. Cuando las cosas pasan allí, donde nadie las cuenta, parece que no es noticia. Parece entonces, que no hay pérdidas económicas y mucho menos que la gente sigue perdiendo sus vidas sin que nadie lo remedie.

Mientras esto sucede, desde nuestros cómodos hogares seguimos leyendo diarios y viendo la televisión en una sucesión de acontecimientos que no se paran. Las últimas noticias que nos llegan, además del avance del COVID-19 por todo el mundo, son los primeros balances económicos. Las consecuencias en la economía global no se han hecho esperar con empresas que anuncian quiebras, como la aerolínea británica Flybe o sectores como el de los móviles que ven caer sus ventas de manera estrepitosa.

Coronavirus
Coronavirus

La cancelación de eventos, ferias y congresos por todo el mundo han supuesto un importante batacazo para el sector hotelero y de servicios en general. Sin contar a las empresas participantes, que han tenido que recurrir a otras opciones para presentar sus lanzamientos para este año. Unas opciones que sin duda restan visibilidad a las novedades, tal y como supuso la cancelación de World Mobile Congress de Barcelona. Las consecuencias económicas para ellos, están sin duda, todavía por venir.

Otros de los eventos del año, la Game Developers Conference, también ha sido finalmente cancelada, después de que , al igual de lo que sucediera en Barcelona, algunas de las compañías más importantes han anunciado que no asistirían. Tal es el caso de Sony, Microsoft, Unity o Epic Games, que han sucumbido ante el temor de un posible contagio. Malas noticias por lo tanto, para los jugones del planeta que esperaban ansiosos las novedades del sector.

Pero como dice el refranero, “A río revuelto, ganancia de pescadores“. Frente a las pérdidas multimillonarias para muchos, están los que han sacado un buen pellizco de esta crisis. Fabricantes de mascarillas, monos, desinfectantes y demás utillaje que sirve para frenar en lo posible la expansión del virus que partió de Wuhan hacia el resto del mundo.

Es pronto, sin duda, para hacer balance en términos económicos. Un balance, que debiera ser el que menos importara cuando se habla de un virus que está acabando con la vida de algunas personas.

¿Y cual es tu opinión? Deja tu respuesta.

Escribe tu comentario.
Escribe aquí tu nombre