En los inicios del bitcoin su valor era de céntimos y poca gente podía pensar al precio que llegaría años después por lo que muchos de aquellos primeros inversores hicieron cosas sus monedas que luego les llevó a tirarse de los pelos.

10000 Bitcoin por una pizza
10000 Bitcoin por una pizza

Laszlo Hanyecz

Es el caso de Laszlo Hanyecz que el día 22 de mayo del 2010 publicó en el foro BitcoinTalk que pagaría 10.000 bitcoins a quien le llevase dos pizzas a su casa. Si bien el precio del bitcoin en aquel momento era de solo 0,03 céntimos de dólar, el propio Laszlo Hanyecz no podía ni imaginarse que siete años después cada unidad de ese bitcoin llegaría a valer más de 20.000 dólares y en total los 30 dólares que había pagado al cambio por sus pizzas pasarían a ser 200 millones de dólares.

En ese momento varios usuarios se decidieron a enviar a Laszlo sus dos pizzas, pero solo uno de ellos fue el que al final se llevó el premio al pagar en la pizzería Papa Johns dos pizzas que le fueron enviadas a casa.

Hay que reconocer que esta transacción no tuvo ninguna trascendencia en aquel y tuvieron que pasar varios meses hasta que el valor de bitcoin empezó a disparar su precio para que la compra de las pizzas se hiciera famosa por ser la primera transacción hecha con bitcoins y la gran metedura de pata del propio Laszlo Hanyecz que había perdido 10000 bitcoin y un futuro lleno de lujos.

Jeremy Sturdivant

Por su parte el ganador de todo esto fue Jeremy Sturdivant que se llevó los 10000 bitcoins al haber comprado las dos pizzas que aquella noche disfruto Laszlo en su casa.

De todas formas, este fue un caso que se ha hecho famoso gracias a ser el primero y la gran revalorización de bitcoin en estos años. Hay que reconocer también que en aquellos primeros meses nadie podía imaginar hasta donde llegaría el valor de esta criptomoneda, que en estos momentos ronda los 6000 dólares, por lo que seguro que hay muchos casos donde se han comprado y vendido todo tipo de cosas por varios miles de euros sin saber que luego llegarían a ser verdaderas fortunas.

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario.
Escribe aquí tu nombre